Fragmentos del libro Nadie quiso subirse al auto con nosotras

. . .

1.

al amor-objeto no se le pregunta

se le exige

se lo moldea a imagen y semejanza 

y si por un segundo quiere cambiar de forma

se lo disciplina

con violencia física o verbal o algo más sutil

se le muestra con acciones que nunca va a ser suficiente 

que siempre se puede quererse un poco menos 

arrastrarse un poco más.

.

2.

y un día casi nos encontrás ¡qué locura!

estabas por irte a misa

un domingo

y nosotros en bolas

te escuché subiendo las escaleras

y el mundo se me vino abajo entonces me abalancé sobre la puerta y la sostuve

¡con tanta fuerza que

pude frenarla!

hasta que te alejaste

porque te diste cuenta

que era mejor darle la mano al cura

y rezarle a diosito

con lágrimas en los ojos

para que te dé a vos

lo que a mí me sobraba.

.

3.

ayer te vi las manos

mientras señalabas algo en un menú y me asusté

no reconocí esos dedos gruesos esas arrugas

el tiempo se nos escapa y yo acá

matándote

quiero cambiar todo

volvamos a empezar

sé mejor mamá

enseñame a quererme

en vez de querer controlarme haceme esas milanesas horribles que hacías antes

y servime jugo tang de naranja aunque siempre lo haya odiado

llevame de picnic

leeme un cuento en la cama

traeme alfajores a la salida del jardín

hagamos lo que te dé la gana pero por favor

no te mueras.

.

. . .

Video realizado por Laura Micol Vásquez

María Victoria Massaro / @mavimassaro

(Buenos Aires, 1987) Poeta, narradora y Licenciada en Comunicación Social (UCES). Trabaja en el área de Estrategia Digital y Contenidos de la Cámara de Diputados de la Nación Tiene un posgrado en Gestión Cultural (FLACSO). Publicó los libros de poemas Lo que hice con tu cepillo de dientes cuando me dejaste y otros poemas de amor, Cada vez que alguien se va me replanteo todo lo que creía saber sobre el amor (2019 y 2020, Halley Ediciones), Nadie quiso subirse al auto con nosotras y El fantástico mundo del home office (2020, Qeja Ediciones).

. . .